Este viernes se definen las actividades que en Buga se realizarán en el marco del Bicentenario

130
Hacienda San Juanito, Buga- Valle del Cauca

En encuentro de las Casas de Cultura del Valle del Cauca, se definirá la programación en el marco del Bicentenario.

El encuentro es para dar los toques finales a esta programación y por ello se ha estado en comunicación constante con el comité del bicentenario de la batalla de san Juanito.

En el encuentro participan la secretaría de cultura de Buga, el batallón de artillería Palacè y la universidad del Valle, para dar prácticamente el toque final a la programación que de las actividades que se tendrán en esta conmemoración que se tiene prevista para el mes de septiembre.

HISTORIA DE LA BATALLA DE SAN JUANITO

Buga estuvo permanentemente vinculada a los acontecimientos para lograr la independencia. Pero no pretendemos ahondar en sus múltiples hazañas. Sólo en una que consideramos de mayor trascendencia. Hernando Figueroa Becerra le da dimensión.

Cincuenta y un días después de la Batalla de Boyacá, los habitantes de Buga se comprometen en una de alcances singulares. Juan Sámano ha huído a Cartagena. Su exclusiva preocupación, es conservar la comunicación con Popayán y Pasto, que le garantizaba vivir en comunicación con Quito y Lima. Quizás así pudiera armar nuevos ejércitos beligerantes. La invasión a nuestros territorios no estaba descartada.

En Caloto reaccionan contra el Gobernador Pedro Domínguez del Castillo, quien viaja a Popayán, desde Buga. El dos de septiembre de 1819, unos combatientes lo matan con todos sus acompañantes. Sámano nombra a Sebastián Calzada para que lo reemplace y ejerce crueldades abiertas.

Con el obispo Jiménez de Encizo, éste repartiendo baculazos y excomuniones, desean someter a la pacificación. No se escuchan ni los apremios oficiales, ni las jaculatorias religiosas, entremezcladas de carburientas sentencias. Como un ambiente de gran sentido mágico de esa revolución, van consolidándose las guerrillas. Les brota la ansiedad de independencia.

Los soldados españoles enarbolan una bandera negra, que notifica -sin repliegues tácticos- que su guerra es a muerte.

Al hijo de la mestiza María Antonia Ruiz lo habían fusilado en la plaza de Buga. Ella, decidida y sin límites en su ardor patriótico y de venganza, convoca a la gente. La reúne. Le transmite su furor. La incita a la hazaña. Localiza a don Joaquín Ricaurte y Torrijos, quien estaba escondido en los montes del Pescador, evitando las represiones españolas, precisamente por haber sido general en la época de la Patria Boba.

El inglés Juan Runel colabora. Las herrerías se convierten en fábricas de puntas para lanzas. Se improvisan los elementos de guerra. Lo único que no demanda invención es el heroísmo. Éste crece en el pecho de los bugueños.

Esperaron al enemigo en este sitio, donde, exactamente, las montañas estrechan más el valle.

La Batalla de San Juanito volvió a consagrar a esta ciudad como portadora de la codicia de emancipación total. Ya no se dudó de ésta; los españoles fueron destrozados. La vereda para los chasquis quedó clausurada.

El parte dice que el triunfo sirvió para castigar “de este modo el orgullo y la osadía de los españoles”. Los vientos sacudían las banderas que los raizales habían llevado o conquistado en el bajo y el alto Palacé, y en otras confrontaciones, que son patrimonio del heroísmo colombiano.

Sólo nos referimos a ésta Batalla de San Juanito para reivindicar el carácter de integridad en la pasión libertaria que primaba por estos medios. Es una prueba de que no se necesitaban ni caudillos empenachados, ni líderes engolados en su suficiencia absorbente, para imponer el castigo que demanda la liberación. Una mestiza, de acentuado color moreno, indicó cómo era la defensa del carácter nacional.

El 28 de septiembre se cumplen 198 años de la Batalla de Sanjuanito.

Buga, el Valle del Cauca ni Colombia han reconocido la importancia de esta histórica hacienda, por ella han pasado los siguientes hechos:

1- Testiga de la batalla que lleva su nombre,

2- Fue límite ribereño en la navegación por el río Cauca terminando el siglo XIX,

3- En terrenos de la hacienda se construye la estación de trenes, Estación del Ferrocarril, fue campo de aviación, con toda su participación y no se le tiene en cuenta ni para incluirla en alguna parte del turismo en Buga, así tenemos otras haciendas olvidadas