Buga conmemora 208 años de la declaratoria de ciudades confederadas

128

En el salón de sesiones del Concejo de Buga, se cumplió el acto conmemorativo de los 208 años de la conformación de las ciudades confederadas.

La Junta Superior de Gobierno de las Ciudades Confederadas, estaba conformada por Guadalajara de Buga, Cali, Toro, Anserma, Cartago y Caloto, denominadas “las ciudades amigas del Valle del Cauca”.

Allí se gestaron las primeras batallas para la independencia del país de la colonia española.

El 21 de febrero de 1811, Buga conformó la junta con otras siete ciudades de los hoy departamentos de Valle y Cauca. Por ello el 21 de febrero, se invita la comunidad para que se conmemore esta fecha de gran significancia para nuestra ciudad que pertenece a la Red de Pueblos de Patrimonio de Colombia.

Reseña histórica

El acta dice que ni los devotos del gobernador conocen “las justas miras de estos pueblos y la necesidad de su independencia, la de liberarse del yugo francés y conservarle estos dominios a nuestro legitimo Soberano el señor don Fernando Séptimo”, por lo que acuerdan “de común consentimiento y de su libre y espontánea voluntad, formalizar un cuerpo… que concentrase en un punto la autoridad y pudiere obrar legalmente en todos los pueblos con la energía y celeridad que demandan las circunstancias.”

El alcalde de Cali Molina Rendón, en breve arenga, expresó “que iba a poner a estos pueblos en el pie más respetable de defensa y a libertarlos de las asechanzas de los enemigos domésticos que minan ocultamente y tratan de vender la patria.

En cuya virtud, puestos de rodillas los señores vocales presentaron juramento en manos del mismo señor alcalde presidente por Dios nuestro señor, la santa cruz y sagrados evangelios, ofreciendo cumplir bien, fiel y legalmente sus respectivas diputaciones y ratificando la defensa de nuestra Santa Religión sin permitir otra, fidelidad y vasallaje al señor don Fernando Séptimo nuestro amado soberano y conservar estos lugares para el mismo sacrificándose gloriosamente por la patria”.

Firman José María Cabal por Caloto, Joaquín Fernández de Soto por Buga, Fray José J. Meléndez por Cartago, José María de Cuero por Anserma, Fray José J. de Escobar por Toro y Joaquín de Caicedo y Cuero por Cali, además de Jerónimo Escobar, Francisco Cabal, José Fernández de Córdoba, Ignacio Mateus Polanco, José María Mallarino, Domingo Pérez de Montoya, Juan Ignacio Montalvo, José Alomía, Gregorio Camacho, Fray Hipólito Garzón, Fray Pedro de Herrera, Fray Manuel Palacio, Cristóbal de Caicedo, Francisco de Perea, Nicolás del Campo, Juan Antonio de Dorronsoro, Martin Guerra, José Joaquín Vélez, Francisco A. Fernández de Córdoba, José Borrero, José Antonio Borrero y Francisco Molina Rendón, jurando obediencia el Cabildo, el Coronel Comandante General Antonio Baraya, el clero y demás oficialidad por el cuerpo militar.

Ya había tropas acuarteladas en Buga “en obsequio y servicio del Rey y de la patria”, consideradas hostiles por el gobernador Tacón, quien según el acta “ha pretendido usurparse la soberanía del señor don Fernando VII”.

Un día después, la Sala Capitular de Buga avisó a la Junta de las Ciudades Confederadas que mantiene “en disciplina los 200 hombres que fuera de oficiales, tambores y soldados supernumerarios están acuartelados hasta nueva orden, pues ya estaban prontos para salir el 7 del corriente y hallándose parte de la tropa en el sitio de Llanogrande por evitar mayores gastos e incomodidades el señor alcalde, presidente y comandante dará las oportunas para los mismos fines”.

Firman Ospina, Salcedo, Domínguez, Quintana, Serrano, Martínez y el Escribano Santacoloma. Entre tanto en España, las Cortes que duraron de 1810 a 1814 en febrero de 1811 fueron a Cádiz y se reunieron en la iglesia de San Felipe, con delegados de España, Filipinas y América; eran menjunje de realistas progresistas, absolutistas, jovellanistas, liberales y afrancesados una congregación más peligrosa que una bomba; derogaron el tributo indígena en 1811.