Dolorosa despedida dieron éste martes a dos de los cinco jóvenes asesinados en zona rural de Buga

994
(Foto tomada de El Tiempo)

El martes, se cumplieron las honras fúnebres de dos de los jóvenes del grupo de cinco que fueron asesinados por desconocidos, en una finca de Cerro Rico el pasado domingo. 

A los sepelios asistieron familiares y amigos de Valentina Arias y Nicolás Suárez, que fueron acompañados hasta su última morada, en el cementerio católico de la ciudad de Buga.

Familiares y amigos, acompañaron hasta su última morada a Valentina Arias.

Durante los actos religiosos, y los cortejos fúnebres, de cada uno, se repitieron las escenas de dolor, por la despedida injusta y sin razón de estos jóvenes, cuyo único pecado, fue estar en una fiesta divirtiéndose y hablando los temas de interés para ellos, sus sueños, fantasías y proyectos a futuro.

Con un homenaje fue despedido Nicolás Suárez Valencia

Para comenzar a dar respuestas a los cuestionamientos de la gente, sobre este caso, las autoridades hablaron de algunas pistas claves que han encontrado en la escena del crimen.

Los investigadores han encontrado casquillos de armas de fuego, un celular que al parecer pertenecía a unos de los sicarios, y lo más reciente, es un correo de voz, donde uno de los jóvenes al parecer le habla a un amigo y refiere los nombres de las personas que se encuentran en la finca, dice que se van a quedar en la finca y que el regreso a Buga será en horas de la tarde del domingo;  también refiere que en la finca estaban los padres de uno de los jóvenes y otras personas.

El audio encontrado en el celular de uno de los jóvenes, se convierte en pieza clave para la investigación y las autoridades lo consideran como algo muy importante por la información que contiene.